Cinque Terre
2017-05-10

Cómo manejar el dinero si eres un/a derrochador/a

Si eres un/a gastador/a, necesitas mejorar a la hora de manejar tu dinero. Las compras por Internet por persona en el Reino Unido superan las £1,000 por año, de acuerdo con Ecoconsultancy. Esto muestra claramente que el Reino Unido es una nación de gastadores y que necesitamos aprender cómo manejar nuestro gasto de forma eficiente, y así tomar mejor decisiones en relación a los microcréditos y al dinero rápido. Para gastar dinero debemos de conocer nuestros límites y gastar en lo que podamos permitirnos.

¿En qué te gastas el dinero?

Esta es la primera pregunta que debes considerar ya que en lo que gastas dinero es un indicativo de cómo puedes empezar a manejar tus finanzas mejor. Algunas personas que son consideradas derrochadores les gusta gastarse el dinero en sus hobbies, otras en ropa o joyas. Necesitas averiguar en qué te gastas tu dinero, así podrás crear un plan dedicado a mantener tus ahorros bajo control y solo utilizar microcréditos cuando de verdad son necesarios.

Paso 1: Averigua si eres un “spendaholic” o “shopaholic”

Los/as compradores/as compulsivos/as son personas que les gusta sentir la emoción de comprar cosas o de ir de compras a menudo. Si sientes la constante necesidad de comprar cosas, quizá tienes un problema y esto es algo que deberás controlar. Deberás conseguir la ayuda de un profesional si cada día o semana sientes la urgencia de comprar cosas, especialmente si está fuera de tu presupuesto y para ello necesitas la ayuda de instituciones en línea de dinero rápido.

Paso 2: Monitoriza tus gastos diarios

Es importante que revises cuidadosamente tus gastos diarios, especialmente si eres un/a derrochador/a. Por ejemplo, coge una libreta y apunta todos tus gastos diarios, todo lo que gastas. Deberás apuntar todo, desde lo que gastas en transporte hasta la comida extra y bebidas. Siguiendo tus gastos diarios te enseñará tu tendencia de gasto y lo que necesitas hacer para modificarla. Si compras refrescos todos los días, podrás ahorrar dinero comprandolos en el supermercado con descuento en vez de en el bar. Otra parte donde la gente suele gastar demasiado es en cafés carísimos en cafeterías especializadas. Si este/a eres tú, puedes ahorrar dinero tomándote el café en casa en vez de gastar dinero cada día para comprarlo.

Paso 3: Vigila tus gastos semanales

Prueba algo nuevo hoy si eres un/a gastador/a. Coge una libreta y sigue tus gastos diarios cada día durante siete días. Incluye los fines de semana para que puedas ver tus gastos de fin de semana ya que este tiende a ser el momento donde más gastamos. Tus gastos semanales te contarán toda la historia de cómo poder realizar grandes mejoras en tu forma de gastar. Quizá un día “eres bueno/a” pero puede ser que estés gastando de más durante otros días. Siguiendo tus gastos semanales, podrás controlar tus finanzas mejor.

Paso 4: Averigua si eres el/la derrochador/a en tu relación

Si estás en una relación, debes saber si eres el derrochador o el ahorrador en la relación. Si eres el comprador compulsivo, probablemente te gusta salir a menudo, comprando cosas nuevas y probablemente no lo sueles consultar con tu pareja. Los derrochadores también suelen ir de vacaciones frecuentemente. Si eres el gastador, puedes hacer ajustes para evitar crear presión en tu relación. Vive acorde a tus posibilidades para que el dinero no afecte a tu relación.

Paso 5: Utiliza dinero en efectivo

Algunos estudios han demostrado que es más fácil pasarse con los gastos cuando utilizamos la tarjeta de crédito ya que no vemos lo que estamos gastando. Es recomendable sacar dinero en los cajeros automáticos y comprar lo que necesites pagando en efectivo en vez de con tu tarjeta bancaria. Cuando gastas dinero pagando con “plástico”, es más fácil convencerse a uno mismo de que necesitas un premio cuando en realidad no lo necesitas. Utilizando efectivo más a menudo, tendrás la capacidad de contenerte. Es más difícil meter la pata cuando utilizas el dinero que está disponible en tu cartera que cuando utilizas la tarjeta de crédito.

Paso 6: No te sientas tentado a comprar regalos para tus amigos/as muy a menudo

Todos sabemos como va la historia… Todo el mundo está en el pub y te toca pagar la ronda para todos tus amigos. Si eres una persona a la que le encanta gastar dinero, esto es tu sentencia de muerte ya que solo te anima a gastar más. Aunque tus intenciones son buenas, para la gente que suele gastar mucho, solo pensará que debe de seguir gastando dinero para poder mantener a sus amigos. En lugar de comprar regalos a tus amigos, hazlo solo de vez en cuando y anótalo como un gasto de entretenimiento. De esta forma, aún podrás estar con tus amigos sin “romper” el banco. También puedes salir con tus amigos sin gastar dinero, así podrás disfrutar de su amistad sin tener que gastarte el dinero para obtenerla.

Paso 7: Crea nuevos objetivos para ahorrar dinero

Si eres una persona a la que le gusta gastar, necesitarás aprender a ahorrar dinero. Puedes empezar por cantidades pequeñas y definitivamente, necesitarás crear una lista de objetivos que quieres conseguir ahorrando, en vez de gastando. No sientas que no puedes conseguir nada de lo quieres, por el contrario, utiliza este momento para motivarte a conseguir los objetivos que has establecido. Por ejemplo, si quieres irte de vacaciones a los Estados Unidos, necesitarás tener más dinero que si quieres irte a Berlín o París. Necesitarás planear un presupuesto acorde al lugar al que vas y asegurarte de que puedes cumplirlo. También debes establecer fechas límite en tus objetivos. Comienza con objetivos financieros diarios, luego pasa a objetivos semanales y finalmente, mensuales, para poder alcanzar el nivel que deseas.

Aprender a manejar tu dinero si eres una persona derrochadora es algo que conlleva mucho trabajo pero no es imposible. Siguiendo estos sencillos pasos, podrás cambiar tu estilo de vida y aprender a ahorrar y a elaborar presupuestos. De esta manera, si algún día llega un gasto inesperado y necesitas solicitar dinero rápido, podrás hacerlo sin preocuparte en volver a antiguos hábitos.

¡Si eres un ahorrador, no te olvides de leer la entrada anterior!